Exposición “Botanical Poems”, Galería Utopia Parkway, Madrid, 2009

Galería Utopia Parkway, Madrid, 2009

.

 .

Utopia Parkway Gallery presents Botanicalpoems from Manuel Valencia on view from the 16th January to 27th February 2009 in Madrid. Botanicalpoems, his seventh solo exhibition, recalls the name from a series of “drawings” produced during the last two years, with frequent trips to Japan and China. This series is the outcome of an exploration of the support as well of the media used in its formulation. At the same time, it is the result of a formal research in the domain of art and nature. For a long time, the artist has been investigating the continuous changes of all organic beings in their living cycle, from birth to death. Less interested in what is formally visible, the artist uses “representation” only as a way of showing what he guesses is beyond the physical shapes of botany.

Manuel Valencia grants great importance to the support. He carefully chooses his papers in the old market of Liulichang, next to the Forbidden City of Beijing. He gets there the subtle paper textures, foliages, thickness, weights, types of cellulose suitable for his project. It is always exquisitely handmade paper produced by the traditional techniques that China has developed for centuries. The use of this “natural” support is coherent with his botanic exploration project.

The artist media are different types of inks, purchased in Japan and China. He mixes them, searching the right textures and viscosities for his personal works. He also uses graphite and some acrylics and temperas. His use of media does not follow the traditional recipes but explores very personal formulae, that clearly places him in the contemporary.

Manuel Valencia emphasizes the significance of calligraphic elements, scribbles and writing that he mingles with his “drawings”. His calligraphy, sometimes unreadable, stresses then intensity of the creation process. Bear in mind that in Japan, painting, calligraphy and poetry have the same identical semantic function, linked with the very meaning of creation process.

The artist has selected 23 “drawings” from the almost 100 that composes the Botanicalpoems series. Mostly they are leaves and flowers, in black or white, face and back, in large formats but paying a great attention to detail. They are botanic blow up, that approach the artist thoughts to the watcher. Valencia´s leaves have lost their condition of a meaningless decoration that we often give them in many everyday objects. He has bestowed them his main role in nature and the support of earth life. The artist gives also the quality to leaves of been his own personal mirror, as Tao taught it centuries ago.

Among his recent solo exhibitions, we highlight “Blind Flowers” in Anni Ma Gallery, 798 District in Beijing (2008), “Visual Haikus” in The Ludwig Foundation, in Havana (Cuba, 2007), “Gaijin” (“Foreigner”) in Barón de Quadras Palace, headquarters of the Casa Asia Foundation (Barcelona, 2004). All of them are “drawings” on paper, where the investigation on nature remains the main idea.

Valencia plastic research can not be kept apart from his books: “Accelerated Travels Diary” (Cuadernos de Utopia, Madrid, 2003); “Connecting Inks”, poems by José Luis Gallero and drawings by Valencia (Colección Coda, Madrid, 2006), “Accelerated Travels Diary -10 years” Texts and drawings by Manuel Valencia (Editorial Isla Grande, Madrid 2007). Like a journal de voyage, these books gather daily thoughts and observations that the artist collects and are an indispensable match for his drawings. He always keeps notebooks with him where he sketches future drawings and paintings that he will develop to large format papers, as the ones of this Botanicalpoems series.

 .

Manuel Valencia presenta en la Galería Utopía Parkway de Madrid, la serie Botanicalpoems que ha producido en el transcurso de los dos últimos años, alternando este trabajo con viajes a China y Japón. La serie, resultado de una exploración del soporte y de los materiales empleados para su formulación, también es consecuencia de su investigación formal en el ámbito de la relación entre arte y naturaleza. El artista estudia desde hace tiempo las alteraciones continuas a las que está sujeta la naturaleza en el ciclo de la vida a la muerte que experimentan todos los seres orgánicos. En este sentido, le interesa la “representación” no tanto de lo que se hace visible, como de lo que intuye y percibe más allá de la forma.

Manuel Valencia concede gran importancia al soporte. Busca personalmente sus papeles en el viejo mercado de Liulichang, próximo a la Ciudad Prohibida en Pekín. Allí consigue las texturas, grosores, densidades, peso, ramajes, tipo de celulosa que considera adecuados para trabajar en su proyecto. Son papeles hechos a mano con los métodos tradicionales que China ha ido perfeccionando durante milenios. La utilización de este soporte “natural” es coherente con su proyecto de exploración botánica.

Las tintas, adquiridas en Japón y China, mezcladas para conseguir las texturas y viscosidades idóneas para los efectos que persigue, las combina con grafitos y algún tipo de temples y acrílicos. Esta técnica mixta no sigue pautas tradicionales, sino que explora una formulación muy personal, enmarcada en la contemporaneidad, a partir de cuya experiencia desarrolla su investigación.

Especial relevancia tiene la presencia de elementos caligráficos y escrituras que se funden con el dibujo como en un todo. Caligrafías, ilegibles a veces, que subrayan la intensidad del momento de la creación y su circunstancia. En Japón, pintura, caligrafía y poesía tienen una función semántica idéntica, en coherencia con lo que significa el acto creativo.

Botanicalpoems consta de 23 dibujos, exclusivamente hojas y flores en blanco o negro, haz y envés, en gran formato y realización minuciosa. Una especie de “blow up” botánico, que con su inmediatez incitan al espectador a la reflexión. Valencia despoja así a las hojas y flores de su condición de ornamento, de adorno intranscendente que estamos acostumbrados a ver en multitud de objetos de todos los días, para otorgarles un papel protagonista y reintegrarlas a la naturaleza, que sostiene la vida en este planeta. El artista les confiere además la calidad de espejo de su propio devenir, un paradigma ya enunciado en el Tao hace siglos.

Entre sus exposiciones individuales mas recientes destacan “Flores Ciegas”, en la galería Anni Ma en el distrito 798 de Pekín (2008), “Haikus Visuales” en la Fundación Ludwig de La Habana (Cuba, 2007), “Gaijin” (Extranjero en castellano) en el Palacio Barón de Quadras, sede de Casa Asia en Barcelona (2004). En todas la obra ha consistido en dibujos sobre papel y en los que naturaleza desempeña un papel central.

Por ultimo, añadir que en Manuel Valencia investigación plástica y escritura van de la mano, prueba de ello son las publicaciones: “Diario de Viajes Acelerados” (Cuadernos de Utopía, Madrid, 2003); “Tintas Comunicantes”, poemas de José Luis Gallero y dibujos de Valencia (Colección Coda, Madrid, 2006); y “Diario de Viajes Acelerados -10 años” dibujos y textos de este artista (Editorial Isla Grande, Madrid 2007). Estos libros, a modo de diario de viaje, hacen acopio de reflexiones cotidianas, registros de notas, apuntes y observaciones, que el artista escribe por necesidad y que constituyen un complemento indispensable de sus dibujos.

En otros tiempos fue útil comparar el arte con un espejo.
Ya no lo es; ha cambiado nuestro sentido de la naturaleza.
Para nosotros, reflejar la naturaleza es disminuirla.

John Berger, The Look of Things


Artesanos y artistas han convertido las hojas en decoración, en adorno intranscendente; azulejos, sedas, columnas, códices restallan con este ornamento de relleno. Sin embargo, están tan vivas como nosotros y, por eso, al pintarlas desde muy cerca, quiero que se miren con otros ojos. Su modestia me ayuda a comprenderme en horas donde lo heredado ya no sirve. 

Estambul, junio de 2008

.


Cuando eres niño te enseñan la línea recta; en la madurez aprehendes que la línea más corta no es la recta sino la de menor resistencia y entonces empiezas a comprender. Somos evolución, resultado de un proceso irregular, lleno de dudas, errores, retrocesos y avances, de caos y equilibrio. La naturaleza es la respuesta, aunque no sepamos formular bien la pregunta. Ahora toca reinventarnos a nosotros mismos en este planeta que nos con(sos)tiene; para ello, tenemos que escuchar otra vez el pensamiento de las hojas y cerrar los libros que contienen dogmas.

Tánger, abril de 2008

 .

Pared a pared del corazón se acumulan las hojas.

Paul Celan

 

Los músicos de jazz no tienen calles en su memoria. Tocan para iniciados, en locales pequeños, oscuros, llenos de humo, y todo ello me gusta. Tras un trabajo con el que pagan facturas, practican dando salida a su pasión; la vida no les basta. Desearía que la pintura fuera igual, que huyera del endiablado mecanismo del “cuánto vale”. En la música de John Coltrane, Billie Holliday o Charlie Parker hay, además de su melodía, una deriva sin partitura, improvisadamente controlada, con fluidas descargas de adrenalina pulsando acordes aquí y allá. Al pintar, experimentas algo parecido y, a veces, también un “subidón”, una especie de iluminación zen, como un solo de Miles Davies.

Tampa, junio de 2007

 

Ahora las flores y las hojas me encargan hablar por ellas. Han nacido en mí y yo de ellas.

Shitao, poeta y pintor chino. Dinastía Qing

.


 

Para crecer por dentro, he estudiado la relación entre naturaleza y hombre, en términos de todo y parte. Parece obvio, pues somos producto de ella, pero viniendo de una cultura –la judeo-cristiana– que parte de la supremacía del hombre, ello ya no es tan evidente. Me he concentrado en plantas (flores, hojas, raíces…); desciendo del podium artificial en el que me había situado mi cultura y las contemplo como a mis iguales. Observar en calma la vida vegetal, simple sólo en apariencia, invita a la meditación. Así ha ocurrido en la cultura de Asia oriental durante siglos. En la mía, la occidental, que aspira a dominar la naturaleza, es impensable. La botánica se ha pintado de muchas maneras, demasiado convencionales y desde fuera. Yo quiero pintarla desde dentro, intercambiando su misterio con el mío, como en un espejo.

Beijing, abril de 2008

 

Como la generación de las hojas, así la de los hombres.

Iliada VI, 146

En las hojas veo el reflejo de los hombres, todos diferentes, de infinitas variedades, y sin embargo, iguales; agrupadas y protegidas en árboles y plantas (tribus); simples en su complejidad; buscando desesperadamente el cielo, como nosotros. Sus capilares son mis venas y arterias. Para retratarlas utilizo tinta negra de Oriente Extremo y, no podía ser de otra manera, pinto sobre celulosa hecha papel, a mano, en China.

Saanen, agosto de 2008

En Japón un té no es sólo un té y una flor no es sólo una flor. Todo tiene un significado más allá. Una pintura tampoco es sólo una imagen, sino también un poema y una expresión caligráfica. En sociedad tan refinada, los japoneses y japonesas de Kyoto describen sus sentimientos, afanes y preocupaciones con pudorosas y elegantes perífrasis hechas de flores, gotas de rocío, hojas y lunas; las estaciones del calendario, observadas con atención, matizan delicadamente cada metáfora. Sin embargo, temo que el tsunami occidental está arrasando con todo ello.

Kyoto, marzo de 1998

 .

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 .

A modo de epílogo

José Luis Gallero, Titulcia. Noviembre de 2008

¿De qué madera, de qué árbol fueron tallados el cielo y la tierra?

Rigveda, X, 81

Con sus pinceles chinos, el pintor se ha introducido en la botánica –en el haz y el envés de la botánica–. Desde su observatorio a ras de tierra, contempla flores, hojas y raíces como a sus iguales. Medita, investiga, juega junto a ellas, participa en la locura de su metamorfosis, la estudia, se estudia, extrae de las capas más profundas del subsuelo la semilla luminosa de la simplicidad.

Hay un mismo ciclo para las plantas de la tierra y para la raza de los hombres. 

Eurípides. Fragmento 415

En la lenta tentativa de transmitir su óptica a las flores, su fonética a las hojas, el pintor enceguece y queda mudo. Sumido en la duda, invoca a los maestros: “Vosotros que conocéis el punto crucial de la dificultad, mostradme la clave cristalina del enigma, su callada cadencia”. Y Cèzanne, Coltrane, responden: “Todos nos llamamos igual. Todos somos el mismo. Todas las estaciones se asemejan. La vida es eso que cambia sin dejar de ser nunca el mismo viaje hacia la muerte”.

Cuando la vida estaba a punto de desaparecer, construí una choza, una hojita capaz de recoger las últimas gotas de rocío. Yo era un viajero que levantaba un tosco refugio para una sola noche.

Kamo No Choomei, 1155-1216

Cada solución alumbra siempre un nuevo problema; cada logro revela sin excepción una vieja carencia. Quien ama la vida no espera nada más. Antes que en crear, la tarea del pintor consiste en contemplar. Nada tiene que pintar, salvo algo que ocurre en el interior de la propia pintura, algo cuyo sentido esquiva las imágenes. Más que en decir, la tarea del poeta consiste en escuchar.

Anuncios